Helping Students Buy

Los métodos más empleados para parecer muy ocupado en el trabajo - Helping Students Buy

Los métodos más empleados para parecer muy ocupado en el trabajo

junio 14th, 2016

Bienvenidos al mundo del trabajo, un lugar donde todo tu potencial se verá recompensado con promociones, ascensos y un salario que llega al cielo. Mentira, todo lo dicho no es cierto, así que una forma de destacar en un trabajo donde no vale la pena destacar por aportar, es mantenerse vigente haciendo como que trabajas. ¿Resulta siempre?, no pero vale la pena el intento.

oficinista

Si tu compañía no funciona por meritocracia, ten por seguro que te redituará más méritos pasear por las oficinas con un café para ponerte al día en los chismes de los jefes y empleados, pero trabajar más o mejor no será la causa de tu promoción eso tenlo por seguro.

Cómo parecer ocupados en el trabajo

Para no levantar sospechas entre tus pares, tienes que aparentar estar muy ocupado cada día, así que para tí, que ya conoces la cultura de tu empresa y sabes que cuidando tu amistad con los jefes es suficiente para asegurarte un salario, apunta estos consejos para que todos los demás crean que vas a la oficina a trabajar como ellos.

1. Escúdate en el computador

El computador es un gran aliado del parásito oficinista típico. Puedes usarlo a tu favor abriendo varias planillas con complejas fórmulas y proyecciones, de modo que los demás crean que las has hecho tu y estás analizando los últimos detalles antes de enviarla a los gerentes. La gracia máxima es delegar el trabajo que no quieres hacer en tus colegas, luego te lo deben enviar para revisarlo y se lo reenvías a tu jefe como si fuera tuyo.

2. Compra tu café, jamás lo prepares en la oficina

Si quieres parecer un ejecutivo verdaderamente extra ocupado, tienes que salir a comprar tu café del día y quejarte de lo duro que ha sido levantarte y no tener tiempo ni para prepararte un café. Cuando todos te vean bebiendo tu café, sólo menciona lo difícil que es sobrevivir con ese poco de cafeína en el cuerpo. Luego aprovecha de echarte para atrás en tu silla y descansar un poco.

3. Envía emails bien tarde o por la noche

Tu jefe debe ser el maestro en estas patrañas y si a el le funcionan, ¿por qué a ti no?. Envía emails de trabajo bien tarde por la noche, de modo que todos crean que estas siempre muy preocupado del trabajo y que casi no tienes vida. El esfuerzo no te tomará más de 5 minutos cada día y te forjará la fama de esforzado al cien.

4. Invierte en dos chaquetas iguales

Siempre debes tener dos chaquetas iguales, porque una la dejas en la oficina de modo permanente y la otra la llevas puesta y te la quitas justo antes de entrar a la oficina. La idea es dejar la impresión que siempre estás (aunque hayas ido de paseo a una tienda) y además hacer creer a todos que te quedas hasta bien tarde todos los días, y lógicamente, que eres el primero que llega, ¿quién podría dudar así?.

5. Ten un bebé

Una foto de un bebé te servirá como escudo para llegar tarde y irte temprano todos los días, culpar a la enfermedad  del niño por tus faltas y además, tener permisos especiales para salir de paseo diciendo que tienes horas médicas.

Los bebés son los mejores escudos de los parásitos de oficina. Nunca dejes de tener uno y idealmente bien enfermizo.

6. Ocupe el tiempo en el baño de la oficina

¿Para qué desperdiciar el tiempo que estás en casa ocupando tu baño cuando tienes tantas horas para fingir que trabajas en la oficina?. Ocupa una hora (que no sea la del almuerzo) para ir al baño de tu oficina y entretenerte con tu teléfono.

oficinista

7. Detrás de la fotocopiadora

Ponte detrás de la máquina fotocopiadora como esperando a que salga un documento importante de ahí. Si no sale nada solo reclama un poco y vuelve un rato más tarde a hacer el mismo estreno.

8. Sal a almorzar detrás de tu jefe

Espera a que tu jefe salga a almorzar y aprovecha tu par de horas libres para hacer lo que quieras. Puedes volver un par de horas después y le dices que saliste una hora después de él a comer algo rápido.