Helping Students Buy

¿Necesito un abogado? - Helping Students Buy

¿Necesito un abogado?

junio 23rd, 2016

Crear una empresa requiere de ciertas formalidades muy necesarias si no quieres llegar a verte involucrado en un destino desastroso. Todos los nuevos empresarios tienen que considerar formar una personalidad jurídica previo a iniciar los negocios, y para ello,  te daremos algunos consejos.

emprendedor

Seguir estos consejos te ayudará a crecer como empresa, en términos de incrementar tu capacidad de atraer capital, alinear los objetivos de la empresa y guiarte de lleno al éxito.

Consejos para formar tu empresa

1. Forma tu equipo legal

El primer paso para constituir tu nueva empresa es encontrar un buen abogado. Seguramente te preguntarás ¿por qué necesito un abogado?, ¿no hay formas legales disponibles en línea que me permitan ahorrar dinero?. Debes considerar que un abogado llenará un documento que posiblemente ha llenado cientos de veces, pero cuando tú lo contratas, pagas por su asesoría en el negocio, de modo que te ayude a orientarte en el negocio, por lo que jamás pienses que sólo será un instrumento para llenar formularios.

Debes considerar a tu abogado como el empleado más crítico de tu empresa, porque con su orientación y consejo tendrás un impacto directo en la dirección que tomen los asuntos corporativos y financieros. Entre las áreas donde te asesorará tu abogado están, los asuntos impositivos, la estrategia de inversiones que tomes, los acuerdos y contratos que firmes, y todas las materias financieras. Tu abogado te aconsejará sobre las mejores prácticas para proteger tus productos en materia de propiedad intelectual, en la interpretación de las leyes de derecho laboral y muchas cosas más.

Puede que tengas que contratar a abogados especializados en materias corporativas, financieras y de propiedad intelectual por separado, ya que no es fácil encontrar a uno que trabaje todas las materias simultáneamente. Aún así el esfuerzo vale la pena.

2. Estableciendo tu empresa

Antes de arrancar con tu empresa, es necesario que tengas claro cuál será su nombre y su futuro, ya que un nombre mal elegido puede arruinarlo todo a medida que la empresa crece.

Hay 4 preguntas claves a tener en cuenta al momento de elegir el nombre de tu empresa: ¿el nombre elegido representa en enfoque actual y futuro de la empresa, es fácil de pronunciar y reconocer, es lo suficientemente original y único como para no confundirse con otras empresas y va bien con los productos que vendes?.

Una vez que seleccionas el nombre de tu empresa, el siguiente paso es establecer la estructura legal, de modo que reduzcas tu exposición a los pasivos y protejas tus activos personales. Tener una figura jurídica te permite sacar la mayor ventaja de las leyes fiscales.

Otra decisión importante es elegir la estructura corporativa de tu empresa, basándote en los planes actuales y futuros que tengas. Hay empresas que comienzan como Sociedad Limitada hasta que consiguen inversiones importantes. Dependiendo del sector de negocios en que te muevas debes asesorarte en la mejor forma jurídica para formar tu empresa.

pyme

3. Acciones a emitir

Poco después de constituir tu empresa, debes considerar la posibilidad de emitir acciones, ya que cuando se emiten tras la formación de la empresa, las puedes conceder a los fundadores a un valor mínimo.

Tu abogado debe asesorarte sobre las consecuencias fiscales de emitir acciones, y te debería aconsejar también sobre qué tipo de acciones emitir, ya que hay varios tipos de acciones, como las con y sin derecho a voto, las acciones ordinarias, restringidas, preferentes, etc.

4. Conclusión

La importancia de tener un buen abogado en tu empresa no es exageración. Muchas veces los inversionistas se pierden sólo porque ven una estructura corporativa descuidada, falta de acuerdos en materia de propiedad intelectual o otros temas que debieran estar claros si has trabajado con un asesor legal correctamente. Los inversionistas necesitan tener confianza en la capacidad de administrar y dirigir la empresa antes de invertir.

Un marco jurídico sólido, con contratos detallados y adecuados, licencias y acuerdos claros, da a los inversores los lineamientos claros para comenzar a inyectar capital en tu empresa, sentando las bases del éxito en tu negocio.