Helping Students Buy

Objetivos empresariales - Helping Students Buy

Objetivos empresariales

mayo 20th, 2016

Aunque la teoría económica según Milton Friedman, economista ganador de un premio nobel en economía, nos diga que el objetivo final de una empresa es maximizar los beneficios de los accionistas, centrándose sólo en hacer dinero, y olvidándose de las preocupaciones de los clientes, de los empleados y de la sociedad, la realidad indica que se debe incorporar otros ingredientes al objetivo máximo de obtener rentabilidad en las empresas.

meta-empresa

La historia ha demostrado que los objetivos de largo plazo deben construirse sobre la base de acciones permanentes y de corto plazo, que involucren preocuparse de todas las externalidades sociales y ambientales que se producen al hacer dinero.

El libre mercado

Aunque la teoría de Friedman indicara que era posible solucionar muchos problemas utilizando el concepto de mercado libre, maximizando los beneficios de los accionistas a como dé lugar, hemos visto que hay problemas que no deben dejarse al libre albedrío del mercado, como por ejemplo, la cadena de valor de los productos comestibles.

Hoy los consumidores tienen acceso a mucha más información de los procesos de elaboración de los productos que comen y de las empresas que los producen. El consumidor moderno se preocupa de estar enterado del trato que dan a los trabajadores de esas empresas que producen los productos que compra. Todas estas preocupaciones dieron inicio a lo que conocemos como Responsabilidad Social Empresarial.

La Responsabilidad Social Empresarial (RSE)

En las últimas décadas se ha hecho visible el costo de tener y mantener las economías vivas en base a un modelo de libre mercado, donde la prioridad máxima es la rentabilidad, a costa de desempleo, crisis sociales, generar externalidades ambientales y de salud entre otras.

La Responsabilidad Social Empresarial debe su impulso, en parte, a las consecuencias que ha sufrido la sociedad producto de un modelo económico. En los años 90, John Elkington propuso un nuevo marco contable para medir los resultados empresariales, consistente en un triple balance, que era capaz de hacer ver más allá del enfoque de beneficios y la rentabilidad de la inversión, incorporando a este, aspectos ambientales y sociales. Este revolucionario concepto, es muy aceptado por los hombres de negocios, pero no tanto por las personas que dan una vuelta por los pasillos del supermercado.

Por lo general, al consumidor común y corriente no le preocupa comprar aquel producto fabricado por una empresa que haya reciclado los residuos en su proceso, o que se haya preocupado por las emisiones de CO2, o por los productos químicos que componen su producto. El consumidor común y corriente, en general sólo busca precio, y compara entre unos y otros productos, buscando el más barato.

Afortunadamente el consumidor esta cambiando, y si bien continúa buscando precios bajos, cada vez se preocupa más de los procesos empresariales que generaron el producto que compra. Las empresas ya no están desconectadas de los consumidores, y hoy se comunican a través de las redes sociales, solucionando problemas y resolviendo inquietudes, en una muestra de transparencia que nunca antes se había visto.

Las empresas se están preocupando de tratar bien a sus trabajadores, de compartir beneficios con ellos y ser reconocidas como un aporte a la sociedad, con valores humanos y sociales que hacen de sus productos, un bien deseable.

empresa-objetivo

La gente, el planeta y los beneficios están cada vez más conectados, lo cual ha sido bueno en la búsqueda de mantener una producción sustentable en el tiempo. En ese sentido, las empresas y los hombres de negocios han fijado los objetivos empresariales, con una gran responsabilidad.