Helping Students Buy

Todo lo que necesitas saber sobre el IVA antes de emprender - Helping Students Buy

Todo lo que necesitas saber sobre el IVA antes de emprender

marzo 27th, 2016

Luchar contra el pago de los impuestos es una tarea inútil, pero aún así, hay algunos trucos contables que puedes aplicar en tu empresa o como autónomo, para retrasar el pago del IVA y asegurarte de obtener tus ingresos antes de pagarlos a Hacienda.

iva-reducido

Veamos a continuación cómo funciona el régimen especial de IVA con el criterio de caja, que llegó para ayudar a los emprendedores.

El lado amargo del criterio de caja

Como todas las leyes que se implementan con fines políticos, que permiten ganar popularidad a sus impulsores, la del criterio de caja tiene ese lado amargo que nadie quiere mencionar. Aquí veremos cuáles son esas cosas de las que nadie habla, y qué se puede hacer para utilizar este criterio en tu beneficio si es que eres pyme o autónomo.

  • Este régimen especial de IVA, te permite como pyme o autónomo no tener que adelantar el IVA de tus facturas si no las has podido cobrar aún.
  • Como contraparte, este régimen afecta también los gastos, por lo tanto, los que no hayas pagado tampoco los podrás desgravar hasta que no los pagues.
  • No podrás tener una facturación anual superior a los 2 millones de euros, y los cobros en efectivo de un mismo destinatario, no podrán ser en ningún caso mayores a 100.000 por año.
  • Quedan fuera de este régimen las operaciones intercomunitarias, y las que pertenezcan a otros regímenes especiales de IVA, como el de agricultura, ganadería o pesca, entre otros. Las adquisiciones intracomunitarias de bienes, la inversión del sujeto pasivo, las importaciones y operaciones que se asemejen y las entregas de bienes libres de IVA.

Cómo acogerte al criterio de caja

  • Para acogerte al criterio de caja, y poder comenzar a hacer uso de sus beneficios, tienes que solicitar la inclusión en el modelo censal 036 o 037.
  • Esta solicitud la puedes hacer hasta un mes antes que comience el año, es decir, en diciembre estás en el último mes del año para hacerla.
  • Para darte de baja de este régimen, puedes hacer una solicitud a través del mismo método a través del cual te acogiste, pero luego tendrás que esperar tres años para volver a acogerte, si es que te arrepientes.

¿Cuáles son las diferencias del criterio de caja con el régimen general del IVA?

  • Con el criterio de caja deberás entregar el modelo 303 y sólo deberás declarar el IVA de las facturas cobradas, total o parcialmente, deduciendo el IVA de los gastos que hayas pagado.
  • Tendrás hasta 4 años para declarar el IVA desde que te pagan la factura. Aunque si tu cliente no te paga antes del 31 de diciembre del año posterior, deberás pagar si o si el IVA a Hacienda.
  • Tendrás que acreditar la fecha de cobro de la factura, ya sea que te hayan efectuado un pago parcial o completo. En el caso de los gastos, con el IVA a deducir es lo mismo.

Algunas limitaciones del criterio de caja

Entre las sorpresas con las que se encontraron los legisladores al poner en práctica el criterio de caja, fueron:

  • Que los clientes de proveedores acogidos a este régimen, también se vieron afectados negativamente, ya que no pudieron deducir sus cuotas de IVA hasta que no pagaran sus facturas. Con este inconveniente, muchas empresas han preferido trabajar con proveedores que no estén acogidos a este régimen.

impuestos

  • La moratoria de 3 años tras darse de baja del criterio de baja, se ha considerado arbitraria y fuera de todo sentido común.
  • Con un plazo de 6 meses para reclamar el IVA de una factura impaga, comenzando la cuenta de esos meses el 31 de diciembre del año posterior, los autónomos y pequeños empresarios se vieron en problemas.

Hay cientos de inconvenientes más derivados de la implementación del criterio de caja, pero esos es mejor que los comenten ustedes.